Yoga Y Depresion

Investigadores de la Universidad de Boston han descubierto que la práctica de yoga puede elevar el ácido gamma-aminobutírico (GABA) principal neurotransmisor inhibitorio cerebral.
El descubrimiento sugiere que la práctica del yoga debería ser explorada como un buen tratamiento para la depresión y la ansiedad, desórdenes asociados a bajos niveles de GABA.
Según la World Health Organization las enfermedades mentales representan un 15 % de las muertes en el mundo. La depresión y los desórdenes de ansiedad forman gran parte de este combo. Actualmente estas dos dolencias son tratadas con fármacos diseñados para amentar los niveles de GABA.
Los investigadores compararon los niveles de GABA en ocho individuos luego de que realizaran una hora de yoga, con los niveles de once sujetos que no habían realizado yoga sino que habían estado leyendo durante una hora. Descubrieron un 20% de incremento en los niveles de GABA en las personas que habían practicado yoga, y ningún cambio en los que estuvieron leyendo.
Así que según los investigadores hacer yoga promete muchos beneficios para quienes tienen problemas de depresión, ansiedad e incluso epilepsia.

yoga y depresion

Los beneficios físicos de practicar yoga son ampliamente conocidos. Pero los expertos en salud mental ahora dicen que también puede ayudar a la gente a combatir la depresión y la ansiedad.

“La mayoría de los problemas de salud probablemente empiecen en un nivel mental y emocional, pero no nos damos cuenta hasta que se vuelven físicos”, dice la doctora Helena Waters, que se define como una intermediaria entre la medicina ortodoxa y la medicina complementaria.
El yoga tiene efectos positivos sobre la depresión leve y los problemas de sueño, incluso en ausencia de medicación, así como la esquizofrenia y el TDAH en pacientes que siguen tratamiento farmacológico, según una revisión de la relación de esta práctica en trastornos psiquiátricos, publicada en Frontiers in Psychiatry.

Así, los autores de la revisión han explicado que su objetivo era el de comprobar los beneficios de esta práctica sobre determinadas enfermedades, tal y como se había considerado hasta el momento.
De este modo, un estudio recogía que el yoga influye en elementos clave del cuerpo humano que desempeñan un papel importante en la salud mental, de manera similar a los antidepresivos y la psicoterapia. Mientras, otra investigación revelaba que este tipo de ejercicio afecta a los neurotransmisores, la inflamación, el estrés oxidativo, los lípidos, y factores de crecimiento.

Para uno de los autor del estudio, el doctor P. Murali Doraiswamy, profesor de Psiquiatría y Medicina en la Duke University Medical Cente”, situada en Estados Unidos, todas estas evidencias científicas apoyan la práctica de este tipo de ejercicio.

A su juicio, el yoga no sólo puede ayudar a mejorar los síntomas que producen los problemas psiquiátricos sino que también puede tener un papel en la prevención de enfermedades relacionadas con el estrés.

Los autores también señalan que, si bien los resultados son prometedores, los resultados deben considerarse como preliminares debido a que todos los estudios de yoga hasta la fecha han consistido en pequeñas muestras, por lo que creen imprescindible una investigación más rigurosa.

Con todo, la práctica de yoga para tratar síntomas de enfermedades mentales supondría menos efectos secundarios, costes económicos así como un mayor acceso a todos los pacientes y la mejora de la condición física, añaden.

La depresión es la principal causa de discapacidad en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). El pasado año, en el Día Mundial de la Salud Mental, esta organización pidió un mayor acceso a los tratamientos.

Pero, si bien ha habido un aumento en el número de medicamentos disponibles para los trastornos de salud mental, sigue existiendo “una necesidad considerable”, ha señalado otro de los autores, Meera Balasubramaniam, de la ‘Duke University’.

El mal cumplimiento y la recaída así como la resistencia al tratamiento constituye un problema importante en este campo. Además, los medicamentos son caros y pueden generar en los pacientes efectos secundarios importantes.
Un estudio llevado a cabo por la OMS, reveló que el 60 por ciento de los pacientes seguían deprimidos después de un año de tratamiento con antidepresivos. “La búsqueda de mejores tratamientos para satisfacer necesidades es de suma importancia. Hacemos un llamamiento a más investigaciones sobre el yoga”, ha pedido Doraiswamy. (Con información de europapress)

Todo el mundo se siente triste de vez en cuando, pero cuando esta tristeza persiste puede restarte energía para enfrentar el día a día y puede hacerte más vulnerable a enfermedades al debilitar el sistema nervioso inmunológico.
El primer signo de depresión es el poco interés por la actividad física; de hecho, el más simple movimiento se vuelve intolerable y fastidioso. El practicar Yoga unas tres veces al día por unos cuantos minutos, combinado con ejercicios de respiración, produce una sensación tan placentera de bienestar que ¡antes de que lo pienses estarás practicando Yoga cada vez que tengas la oportunidad! El Yoga mejora la circulación sanguínea y la circulaciónd e oxígeno en el cerebro y los músuculos. El estiramiento producto del Yoga ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo.
La práctica regular del Yoga puede ayudar a protegerte de los efectos de la depresión y a mantener la mente alerta.
Aún cuando la depresión debe ser tratada con un profesional, la práctica del Yoga ayuda a mejorar el estado anímico de las personas que sifren de la depresión.
Últimas palabras…
Si te decides a practicar Yoga, recuerda que esta es una práctica alternativa a cualquier tratamiento médico asignado por un profesional. El Yoga por si sólo no curas las enfermedades, pero te puede ayudar a controlar el estrés y por ende a reforzar tu sistema inmunológico.
Antes de inscribirte en un taller de Yoga, averigua primero si es el tipo de Yoga que quieres practicar; y sobre todo, consulta con tu médico antes de realizar cualquier esfuerzo físico. Las personas con VIH/SIDA deben también consultar con su médico antes de practicar cualquier tipo de terapia alternativa.
El Yoga tiene la ventaja entonces, de promover la expulsión de las energías negativas, y por sus ejercicios lentos o estáticos, no gasta energía positiva, y por el contrario a través de la respiración y adecuada alimentación, acumula dicha energía pránica positiva, lo que redunda en un estado de salud y vigor mayores.
Los efectos benéficos del Yoga son:

Sobre el plan físico sobre la influencia de las diferentes posturas la elasticidad se armoniza, los órganos son fortificados, el sistema nerviosos se equilibra, las glándulas se regeneran y el dinamismo general se fortifica.
Sobre el plan síquico, el Yoga puede eliminar los diferentes aspectos negativos de la vida moderna como el sedentarismo, el abuso de alimentos malsanos, los tóxicos o drogas, los bloqueos generados por el estrés. Gracias al Yoga nos encontramos con un espíritu relajado, calmado y sereno, que nos permite resolver los problemas con un punto de vista más positivo.
Las bases del Yoga son en función del objetivo a conseguir, pero en general son:

  • La relajación
  • La respiración
  • Las posturas llamadas asanas
  • La concentración
  • El desprendimiento interior

El Yoga necesita de un aprendizaje por medio de personal calificado y con experiencia, pero es principalmente un método personal basado en la libertad y la capacidad individual. El practicante de Yoga toma en mano su progreso día a día para conseguir una verdadera autonomía.